• Colombia
  • Última actualización 2022-06-22 14:54:41
Carlos Cesar Cachi Ortegón

Carlos Cesar Cachi Ortegón


0 resultados...

Desde que Pío Lelio comenzó a desenmalezar La Manigua esperaba el nacimiento de un varón que en Casanare le hiciera honor a la estirpe con la continuación de su apellido ya la tradición liberal de su familia. Durante cinco ocasiones esperaron el nacimiento del ‘Cachiporro’ y por fin, en 1964, a ditima estancia nació Carlos César, que llegó a ser Doctor en Leyes y connotado jurista litigante que ocupó, además, el cargo de Juez Penal en Yopal; toda una carrera profesional que cambió por el trabajo de llano, las vaquerías, los versos, el poema, el pasaje y el joropo.

Fundador del Festival ‘El Cimarrón de Oro’ en Yopal, es autor de Mi Soga, Volveré a Trabajar Llano, Numerao, Nuevo Callao, Mi Caballo y su Relincho. La mejor muestra del talento literario y la filosofía que existe en la Canción Llanera es esta: Mi soga está en la pared colgada de un clavo negro y no es adorno ni olvido, solo es un vivo recuerdo representa las vivencias que tuve desde pequeño, el vivir de mis años que he sido como vaquero, la que me hizo respetar de muchos hombres llaneros Mi soga no reventó ni siquiera por el centro aunque mi buena costumbre era la de enlazar violento Todavía huele a sabana a polvo de paradero, a mastranto, a barro, a bosta, a botalón quesero, a sangre de nariciada, a cola de caballo bueno.

La maravillosa explicación iluminada por ese genio que origina principios y cristaliza la mitología llanera es hermosa, rítmica y consagrada dentro y más allá de la época para acercarse al próximo milenio, sin ninguna duda, a la antología de la Canción Llanera.

Ahí está toda una cultura, toda una expresión y toda el alma del llanero, condensadas en pocas palabras, que se elevan en el recinto de la poesía y en el ámbito de un eco literario infinito que recoge la expresión autóctona lanzada a la bóveda celeste.

Esta realidad poética no se puede confundir con otra porque contamina la eternidad y el tiempo de los Llanos del Orinoco.

Tomado de Antologia de la Literatura llanera. Ottorino Sánchez Tocaria

  • Etiquetas
  • #

Compartir esta publicación