Música Llanera

Rafael Martínez Arteaga

  •  El cazador Novato, cantautor natural del departamento de Arauca, Colombia.

    Rafael Martínez Artega: El cazador Novato, cantautor natural del departamento de Arauca, Colombia.

El Cazador Novato

Rafael Martínez Arteaga

En un rastrojo escalona
trabajaba con Juan Santos
destramando el pajonal
con peinilla y garabato
de pronto Escalona dice
mirando el corte tan ancho:
después de tanta larga vida; compadre
y pasar tantos trabajos
llega la muerte y pangan
Mire que vaina carajo
pero es que a mi me da lastima,
de ver los suticos flacos;
toy aburrio de lucha, pa Dios
sembrando topocho y plátano
cansado de ser un veguero
después que fuí dueño de hato.

Que te parece más bien
si descansamos un rato
pueda que salga una tolda
y el sol no nos queme tanto.

A orillas de un madre viejo
un paujil vierte su canto
y al agua caen los chiguires
por to'el medio del barranco.

La memoria de Escalona
comienza a ser un recalco;
te voy a conta una historia, compadre
que me sucedio en Monte Alto,
estas vainas hacen tanto
cuando hablaban las enjalmas
y que salían los espantos
y hasta pa mata un tigre, compardre
mira había que masca tabaco.

Un día por la mañanita
y pa'mas ñapa viernes santo
me mando mi papa viejo
en un caballo potranco
que fuera a buscar las vacas
que vinieran pal mamanto.

Lo saque pal paradero
lo tape de un manotazo
y le puse bueno la cincha
y le asegure el arristranco
y apenas me le subi
dijo a mandase pa'lo alto
le metio mano el condenao
porque eso si era bellaco
y nosjuimos no joche 
aqui caigo, aqui alevanto 
yo zampele chaparro
por debajo del sobaco
y se ajilo al barajuste
por toa la orillita del banco,
encontre el rodeo reunido
en el raudal del tautaco, chico
y empece a arriar las vaquitas
asina entre canto y canto
y se miraban toitas...ajilaitas pal hato
Llegue a la laguna del muerto
Me tope con iusto blanco
traia 7 quacharacas, 2 cachicamos
y un pato, un morrialote terciao
del cuero de un araquato, y mas atrasito de el
un perro chucuto y sato traia buena munición.
pero no traia ni un taco, yo dije maldita sea
que cazador tan novato.

Me baje de mi caballo
y fui pelando pa'un falso 
y al momentico tenia
el peltrecho por coñazos
y como por mano de Dios
venia un marrano de este alto
troche y troche por el camino
como persiguiendo un rastro.
Tu sabes bien que el cochino compadre ese
no mira pa'lo alto, le hice seña
al gran pendejo y yo también me agazapo
y fui a cargar esa morocha, no jueque
en semejante arrebato, zampele y zampele
polvora pero no me di de cuenta que le
llene to'este tanto y me le afianzo en
el pecho pensando en tal y cual santo
lo apunte bien apuntao, lo medi de
arriba, abajo
y me fiquraba ya comiendome el espinazo
y como el cochino ajeno compa ese no jiede a verraco
pero penitas le puse el dedo
asi sobre el gato
y juapate no seamos bobos
reventó ese coñonazo
y ahi caí patasarriba
envuelto en el jumarazo
cuando pele los ojos
apenitas mire el rastro
vi la huella fresquecita
y le asuce el perro sato, puje
y yo también me ajile
corriendo más que el carajo
pero se me fue la presa
no joda, después que estaba
en mi plato.