• Colombia
  • Última actualización 09:18 AM
  • Teo Galíndez revela “El Secreto”

    La Fundadora

    Teo Galíndez


    No  la moleste déjela quieta déjela quieta, déjela  que venga sola; 
    Ella es baquiana de los potreros y gran salera; conoce su comedero, 
    yo la llamo con la canoa y ella come sal en mi mano (Bis) 
    
    Que es puro cacho dice el vecino de Hato Carrao, 
    que es puro rabo hasta el puntero lo ha  comentao, 
    y ahora usted viejo Melecio me ha acosejao;
    que yo la venda con ese lote de mi ganao
    Ese que usted y la tripulación tienen apartao, 
    pero usted sabe que soy llanero de  corazón
    y también sabe que yo no vendo mi condición 
    por eso entonces viejo Melecio preste atención
    para que escuche con buen oído mi explicación (Bis) 
    
    No la moleste déjela quieta por que ella es raíz de mi fundación; 
    Y fue su leche y su boste hervida la curación, la que me salvo el bordón 
    De aquella fiebre del sarampión, cuando a mi niño me lo agarro (Bis) 
    
    Allá en los tiempos cuando en mi tierra no había doctor 
    que nos librara de aquellos males de la región 
    y nuestra cura era la hierba y la fe en Dios 
    hay vaca mora pa'mi no tiene valoración 
    
    Y la postrera que tantas veces usted se tomó 
    no fue mi amigo, mi fundadora, que se la dió 
    por eso entonces, viejo Melecio, prefiero yo; 
    que es su querencia siga rumiando de sol a sol 
    hasta que digan que la sabana se la tragó (Bis) 
    
    Acorde para cuatro


Que puedo hacer sin ti
Armando Martínez

Juanita
Abrahán Nieves

Compartir esta publicación